PSU 2009. LICEO MUNICIPAL ENTRE 100 MEJORES

La increíble revolución de un establecimiento de Ñuñoa:
¿Puede un liceo municipal subir 200 puestos en el ranking PSU?
En tres años, el Liceo República de Siria pasó de ubicarse del lugar 284 en el ranking de colegios por puntaje en la PSU, al lugar 86. ¿Cómo logra una institución municipal que recibe alumnos de bajos recursos situarse entre los 100 mejores de Chile y superar en rendimiento a muchos de los privados? Aquí, parte de su secreto.

Franklin Solar tiene 17 años y vive con su mamá en La Faena, de Peñalolén. Ella recibe $175.000 de sueldo trabajando como Técnica Parvularia.

Hasta hace dos años a Franklin no se le había pasado por la cabeza ser profesional. La directora de su liceo, Carmen Salazar, lo corrobora: "este es un liceo municipal común y corriente, donde la mayoría de los niños llegan con el propósito de terminar cuarto medio y listo".

Pero el destino de Franklin cambió. Este lunes supo los puntajes de la PSU y el resultado era bastante mejor que el 5,8 que tenía de promedio de enseñanza media: 812 en matemáticas, 825 en Ciencia y 670 en lenguaje. Ahora Franklin va a ser ingeniero de la Universidad de Chile.

Y la historia se repite. Felipe Chacón, hijo de pensionados, sacó más de 800 puntos en Ciencia y sobre 700 en matemáticas y lenguaje. Las mellizas Ugarte, que viven con su mamá, que está cesante desde hace cuatro meses, sacaron 712 en lenguaje y 812 en matemáticas. En total, de los 40 alumnos del Liceo República de Siria que rindieron la PSU, 12 sacaron sobre 700 en matemáticas, nueve en lenguaje y cuatro en historia. Todos tienen una característica común: accedieron a una educación gratuita, la mayoría son hijos de no profesionales de ingresos medios y bajos, y son la tercera generación del liceo que da la PSU.

Dentro de los 100 mejores

Hasta hace siete años el República de Siria sólo era una escuela básica que quedaba en la esquina de Juan Moya con Grecia y tenía grandes resultados en el Simce. Pero quisieron ir más allá y se propusieron convertir esta misma escuela en el mejor liceo municipal de Chile, y que sus resultados compitieran con los mejores: en 2007, la primera generación que rindió la Prueba de Selección Universitaria ponderó 593 puntos y se ubicó en el lugar 284 del ranking por puntajes en la PSU. Al año siguiente ponderaron 641 y quedaron en el puesto 104; este año promedian 653 y se encuentran en el 86. Sólo tres liceos municipales se encasillan dentro del selecto grupo de los cien mejores colegios de Chile: los emblemáticos Instituto Nacional y Carmela Carvajal... y el República de Siria.

Las estrategias

Contratar profesores de excelencia, entregar una infraestructura sólida con alto soporte tecnológico, llenarlos de clases, no así de tareas y hacer pruebas a modo de ensayo de la PSU desde primero básico pareciera ser la fórmula del República de Siria para tener a sus alumnos entrando en masa a universidades tradicionales. Pero esto no fue tarea fácil.

Las docentes Marcia Bañados, de lenguaje, y Cecilia Romo, de matemáticas, trabajaban desde hace seis y tres años en un colegio privado de Las Condes. Sus alumnos les decían "miss", las remuneraciones les acomodaban y el trabajo las tenía aburridas. "Eran alumnos que no tenían desafíos académicos; sus papás les podían pagar cualquier carrera y ellos no veían el sentido de que lo que hicieran hoy repercutiría en el futuro", aseguran. Por eso un día escucharon de un proyecto de unas señoras en Ñuñoa que "la meta que se ponen, la cumplen". "El sueldo era menor que el que ganábamos, pero el desafío mucho más, íbamos a cambiar el futuro de unos niños que si no estaban en nuestras manos se iban a perder. Porque si en un colegio municipal el niño falta, lo vas a buscar, llamas a la casa, sabes que puede estar metiéndose en problemas, lo llenas de actividades para no dejarle tiempo libre. Y los resultados se compensan", afirma Marcia Bañados. Y la retribución no es sólo ver que los niños se superan; los profesores también reciben un bono por cada resultado cumplido. Pero para eso hay que trabajar: los docentes tienen que asistir a capacitación semanalmente y son evaluados en su rendimiento. Ellos sienten que es tanto lo que les exigen a los niños que no pueden darles menos a cambio. "Este año, con el paro, mandamos una carta de solidaridad al Colegio de Profesores, pero entre el compromiso con los colegas y con los niños, era mayor el con los alumnos. Fuimos de los pocos municipales que seguimos haciendo clases", dice Romo.

A lo "Silicon Valley"

En plena Grecia con Juan Moya, entrar al Liceo República de Siria parece un escape al futuro, o al menos a un espacio de la educación que poco tiene que ver con la municipal en Chile. La sala del cuarto medio, a primera vista, parece un aula común y corriente, con suelo de baldosa y pupitres azules. Lo único que llama la atención es que en la pizarra hay una chapa. La profesora saca una llave y la abre. Detrás del pizarrón aparece una pantalla táctil, y con una suerte de lápiz hace aparecer y desaparecer pantallas y programas que hasta hablan y dicta la clase de lenguaje. Al frente, 40 alumnos, cada uno con un notebook, sigue la clase. En el liceo hay 270 computadores portátiles, uno por cada alumno. ¿Cómo incide tanta tecnología en el aprendizaje? Fácil, explica la profesora, porque cuando tú les enseñas la diferencia entre un círculo y una circunferencia, en la pantalla aparece plano el círculo y luego la circunferencia toma con volumen toda pantalla. A ese niño, la diferencia ya no se le olvida más. Lo mismo pasa con el "aprendizaje con notebooks ", en clases de lenguaje. Si no saben una palabra, pasan de inmediato al sitio de la Real Academia de la Lengua. El hecho de que ellos busquen una forma de aprender, los hace retener mucho mejor.

Pero por ahora no los dejan aprender solos y los guían todo el tiempo. El liceo consiguió una alianza para que el 100% de los alumnos pudiera acceder gratis a estudiar a un preuniversitario y estos días están postulando con ellos a las carreras donde tienen más aptitudes, opciones de quedar y luego encontrar trabajo. "La idea es cambiar sus vidas", dice la profesora Bañados.

Detrás del pizarrón aparece una pantalla táctil, y con una suerte de lápiz hace aparecer y desaparecer pantallas y programas que hasta hablan y dictan la clase de lenguaje. Al frente, 40 alumnos, cada uno con unnotebook, siguen la clase. Ejemplos en regiones
El Centro Educacional San Andrés es un colegio particular subvencionado de Ancud. La mensualidad cuesta $60.000 y hasta allí asisten hijos de profesores, trabajadores de la pesca y alumnos becados. Al otro extremo de Chile, en El Salvador, se encuentra el Liceo Diego de Almeida, también particular subvencionado, gratuito, que recibe a hijos de mineros, trabajadores de Codelco y la mayoría de los estudiantes que viven en el campamento minero. Lo que tienen en común el colegio chilote y el liceo nortino, es que ambos fueron de las pocas instituciones de regiones que este año tuvieron alumnas que alcanzaron puntajes nacionales.

Para el centro educacional de Chiloé ya se está haciendo un hábito tener alumnos dentro del "cuadro de honor". Hace cinco generaciones que sus alumnos rinden la prueba de ingreso a la universidad y durante tres años han tenido un alumno en la lista de puntajes nacionales. El año pasado, el 95% logró entrar a la universidad que querían, este año hay 10 alumnos con puntaje sobre 700 y la alumna Camila Contreras obtuvo puntaje nacional en matemáticas.

En El Salvador, Javiera Castillo también fue puntaje nacional en matemáticas, igual que su hermano, que egresó hace dos años del mismo establecimiento.

Ambos colegios tienen la misma característica: clases tutoriales, preuniversitario gratuito, uso de la tecnología e incentivo en el estudio de talleres y actividades anexas al currículo escolar. Javiera, además de asistir al colegio, fue durante tres años a la escuela de verano de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Chile, participó en las olimpiadas de la misma rama y en el taller de debate.
Marisol Olivares

La conformación y coordinación efectiva de los equipos sostenedores directivos,de administracióny académicos sólo se puede lograr si se desarrollan competencias para ello.
Una herramienta poderosa y que ha resultado muy efectiva para este logro es el curso "Nuevas Prácticas Conversacionales", que si es de su interés conocer en más profundidad puede solicitar información al mail vogel96@gmail.com.

4 comentarios:

  1. Esto rompe el mito que lo municipal no puede ser bueno.
    Va a depender de la voluntad del alcalde respectivo y el compromiso de los profesores por su vocacion y no solo por el sueldo y la presencia de los padres en el proceso educativo de sus hijos.

    ResponderEliminar
  2. Cuando hay una comunidad comprometida, hay resultados (dueños,profesores, padres y alumnos)

    ResponderEliminar
  3. Asunción de Rengo2 de marzo de 2010, 14:37

    Parece que Skinner tenía razón...

    ResponderEliminar
  4. Jajajajajajaj! "parece que Skinner tenía razón" jajajaja Notable

    ResponderEliminar