Reunion de Apoderados, un reflejo de nuestra familia y sociedad escolar

La ultima reunión de mi hija de octavo fue realmente educativa como reflejo de la sociedad que estamos construyendo y del ejemplo que le damos a nuestros hijos. Ellos observan esta dicotomía y se rebelan y nosotros como apoderados tomamos la actitud más sencilla, culpar al colegio y a los profesores.

Por segunda reunión consecutiva, se trata el tema del bullying y la falta de comunicación con esta "nueva juventud inmanejable" a la que nada le importa ni en el aspecto educativo ni en el aspecto valórico observando entre los alumnos niveles de agresión que son poco comprensibles por el nivel de violencia física y verbal que implican.

Esto lo explica la profesora Jefe en el contexto de buscar una salida común (colegio-alumnos-apoderados) dentro de la comunidad que conformamos y apela a nuestra condición de padres que tenemos también la obligación de formar para que asumamos un rol mas presente en esta delicada etapa de pre adolescencia.

Lo que desde un punto de vista netamente académico se podría pensar era un buen tema a desarrollar dentro de una reunión de apoderados interesados en sus hijos, derivo de pronto en descalificaciones al accionar del colegio, a la competencia de la Profesora jefe, a "esos alumnos que ya sabemos" y que por supuesto no debieran seguir en el colegio, a descalificaciones entre apoderados subiendo el tono y cada cual queriéndose hacer escuchar a gritos y asumiendo vocerías a nombre de todos los alumnos y apoderados y referencias a situaciones ya "históricas" en el curso por lo tanto sólo "son opinables" por algunos apoderados (los más antiguos).

Esta situación me lleva a pensar que si como apoderados sólo convivimos en esta instancia de reuniones un par de veces al año y sólo unas pocas horas, sin lugar a dudas si estas fueran un poco mas largas y frecuentes, estaríamos viviendo las mismas situaciones que viven nuestros hijos porque realmente nos falto muy poco para igualar las conductas que ellos tienen y que nos irritan tanto cuando las refiere la profesora jefe, no porque hablen de nuestros hijos (que son reflejos de lo que le hemos inculcado)sino, porque sentimos que esa crítica es hacia nosotros.

Debemos reconocernos en nuestros hijos. La diferencia que observamos en ellos es que aún conservan la fuerza para tratar de modificar lo que les aparece como anticuado, ilógico o que debiera ser sujeto de cambio, pero los estilos para argumentar sus puntos son reflejo del estilo de sus respectivos hogares y eso, debemos asumirlo.

Al conocer en este ámbito a los apoderados, entiendo la actitud y comportamiento de algunos hijos, ahí se entiende el rencor hacia el otro, los niños utilizan el mismo lenguaje de los padres que en el hogar se desahogan de sus propias frustraciones y rencores y por eso nos duelen tanto cuando las resaltan en nuestros hijos. No podemos sentarnos y tomar palco para tratar el tema del bullying como si fuera un virus que nuestro hijo "se pescó" en el colegio.

No sólo ha cambiado  la juventud. Aquellos que como en mi caso tenemos hijos ya mayores, debemos recordar como éramos como apoderados y más aún, cómo eran nuestros padres como apoderados.


Todo lo que recibíamos del profesor y el colegio como información era motivo de sorpresa y encantamiento, todos aprendíamos del profesor que entregaba el conocimiento y nos maravillaba su sapiencia.

Hoy el conocimiento ha "pasado de moda", cualquiera tiene acceso a Internet y a un conocimiento acabado de todos los temas lo que nos permite debatir, restarle importancia al conocimiento de otro pues también lo puedo adquirir sin su compromiso y competencia.

Nosotros "ya lo sabemos todo" y a partir de ahí nuestro juicio y punto de vista es más valioso que el de cualquier otro.


Tenemos que desarrollar otras herramientas y competencias para nuestros hijos que les permitan ser exitosos a futuro, pero y nosotros como apoderados ¿que vamos a hacer?, ¿cuàl será nuestro rol?


Debemos entregarles maneras moverse con competencia en el mundo que enfrentan y que esto no es amenazante, es como es, incierto y cambiante y ellos tienen que desarrollar certezas en sus valores y creencias que les permitan tomar las mejores decisiones en ese contexto que es muy distinto al mundo que nos tocó vivir.

Julio Vogel




1 comentario:

  1. Hello Julio.
    You have a very interesting HP.
    I'm coming back to read more.
    Wish you a great weekend.
    Greetings from Belgium.
    Mandy

    ResponderEliminar